La odisea de cargar la tarjeta SUBE - Cobro de $1 extra y más

Por varios motivos la falta de monedas provocaba que resultara muy dificil movilizarse en transporte público. Ante este problema, desde el gobierno implementaron la "novedosa" tarjeta SUBE (Sistema Único de Boleto Electrónico).

Esta nueva tarjeta  prometía ser la salvación de la falta de monedas y dicho sea de paso, si no hubiese pasado la escasez dudo que la fueran a implementar.

Los problemas nuevos no tardaron en surgir, esta vez  a la hora de los vueltos.
Noticias actuales en diarios mencionan que cada vez hay mas redondeos de precios en kioscos y supermercados chinos, los dueños apuntan a la tarjeta SUBE, según dicen: la gente al usar la tarjeta ya no las utiliza, las dejan en su casa por que son molestas.

Por otro lado hubo fuertes criticas hacia la tarjeta desde diferentes sectores:
La Fundación Vía Libre criticó a la tarjeta SUBE porque considera que, al guardar los datos de transporte de todos los ciudadanos en una base de datos del gobierno, se invade la privacidad y se vulnera el derecho a la intimidad de los ciudadanos.5 El grupo activista Anonymous se manifestó en contra de este sistema y afirmó haber vulnerado servidores del sistema develando rutas, recargas y horarios de pasajeros (aunque sin develar sus nombres).
A su vez la agrupación Partido Liberal Libertario criticó al sistema por considerarlo lesivo a la privacidad, afirmando que el uso de tarjetas existe en muchos países y en ninguno se exige la presentación de un documento de identidad para obtenerlo. La agrupación llegó a proponer el intercambio de tarjetas entre los usuarios.
Obtener una tarjeta SUBE si bien es un trámite sencillo, la fila de personas que hay en cada centro de obtención hace que la espera sea lo complicado. Si no tenes la tarjeta, el pasaje en cualquier transporte con monedas cuesta el doble.

Más allá de las criticas y los problemas con las monedas para el vuelto, este informe trata de un problema mucho más grave que es la falta de lugares de carga, algo similar a lo que ocurría u ocurre con las cargas virtuales para celulares.
Los lugares oficiales de carga de saldo que según la página web son mas de 4500 en Capital Federal y Gran Buenos Aires son las boleterías ubicadas en estaciones de Subte (cerradas pasadas las 22:30/23:00hs), en estaciones de tren (cerradas luego de aprox. 22:00hs) y otros comercios que también permanecen cerrados pasadas las 21:00hs. Entonces si una persona se queda sin saldo (y sin saldo negativo) ni tiene monedas para viajar pasado ese horario, concurrirá a un kiosco que generalmente la mayoría estan abiertos las 24hs. Lo que ocurre actualmente, es que en pocos lugares se esta cargando el saldo, sin ir más lejos, personalmente estuve una hora recorriendo muchos lugares de una ciudad muy conocida del GBA preguntando si cargaban saldo en la tarjeta, ninguno lo hacia, argumentando que no había sistema, en otro comercio me dijeron que si cargaban pero solo a los clientes y en un par más, la más conocida y redituable frase: "si cargo, pero te sale $1 extra".  Recordamos que según el gobierno la carga de la tarjeta es gratuita, sin embargo, en varios centros de carga oficial que figuran en la página web te cobran $1 de más o no tienen sistema.

¿Por que cobran $1? por que al comercio (al igual que con la carga virtual para celulares) no le genera ningún tipo de ganancia. El gobierno por carga no le paga absolutamente nada al comerciante, por lo que el usuario tiene que pagar la comisión. Existen vías para denunciar a los comercios que cobren un extra, pero esto no genera nada más que cada vez mas comercios opten por el "no hay sistema" o directamente no cargando, perjudicando aún mas a las personas. El gobierno debería pagar a los comerciantes un % por cada carga hecha en las tarjetas.

Según comerciantes
“Recargar tarjetas SUBE, además de significarnos un gasto, porque tenés que tener una persona que lo haga porque es mucha la cantidad de gente que se mueve por acá, te pone en riesgo. Es como tener un cartel luminoso que atrae a los asaltantes y casi nulo el rédito que te deja”, explica el dueño de un quiosco ubicado sobre Avenida de Mayo en Ramos Mejía, que prefirió preservar su identidad. “Pongo un cartel a la calle que aclara que no cargo SUBE para evitar que me entren a robar”, agrega José Rodríguez, empleado de un locutorio ubicado a 50 metros de Arieta, San Justo.

Cuesta encontrar lugares (que no sean las estaciones de tren y subte, colmadas de personas para cargar) que no cobren adicional. Muchos acceden a pagar el extra para ahorrarse la espera, pero de esta forma también se ínsita a que este mecanismo ilegal siga y en un tiempo más puedan llegar a aumentar a $2, $3 o $4 o directamente de seguir así y no cobrando extra, que quiten la opción de cargar y esto complicaria muchisimo mas la situación.
Los funcionarios deberían hacer algo con respecto a esto, lograr que cada vez haya mas lugares gratuitos y a toda hora de carga de la tarjeta y no que se torne una odisea por que al fin y al cabo cargar la tarjeta se torna la misma odisea que era conseguir monedas, por eso mismo yo me pregunto ¿cual es el cambio?.
Un detalle más y que particularmente detesto es que no existe medio online para consultar tu saldo, el que supuestamente tiene la página web oficial  no funciona y aunque funcionara, hay que registrar la tarjeta en la web con los datos tal como los registraste cuando la obtuviste y todo un trámite engorroso solo para consultar el saldo y los viajes que realizaste.


Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui