El polémico proyecto de ley anti-piquetes

Quienes circulamos por la ciudad de Buenos Aires y alrededores (también en otras provincias) ya sea para ir hacia nuestros lugares de trabajo, lugares de estudio, hacer trámites o cualquier otro lugar hacia donde tengamos que dirigirnos, más de una vez se nos ha presentado la complicación de desviar el recorrido debido a cortes de calle. Estos cortes se deben a protestas que obstaculizan el tránsito por horas (a veces hasta días) y son también llamados piquetes.

El término tradicional de piquete proviene de los métodos empleados por grupos de trabajadores que intentan impedir el ingreso de otros a sus puestos de trabajo. Su eclosión en el pais fue por la década del '90, pero en el año 2001 tuvieron su mayor impulsión, debido a un deterioro de las condiciones socioeconómicas que afectaba a todos los argentinos y sobretodo a un determinado sector de la sociedad: los más humildes, quienes no tenían trabajo ni medios para subsistir. Integrantes de estos sectores se agruparon creando un movimiento piquetero que exigían cambios en la politica, realizando cortes en las principales calles y rutas de las ciudades más importantes, como Buenos Aires, Córdoba o Rosario. Paralelamente estos métodos eran empleados por otros sectores de la sociedad en forma de protesta hacia el gobierno. Estos piquetes formaron parte de la rebelión popular del 19 y 20 de Diciembre que provocaron la caída del entonces presidente Fernando De la Rúa.



Luego de este año, las protestas cortando las calles se hicieron más populares y habituales, ya no solo era característico de un movimiento en particular, sino de cualquier grupo de personas que se agrupan para protestar.

En ese entonces estos cortes eran bien vistos, dada la inconformidad general hacia el gobierno, pero en la actualidad, los cortes los realizan diferentes sectores en forma muchas veces independiente y en horas pico, lo cual, por más justa que la protesta sea, genera caos de tránsito que provoca malestar en muchas personas al hacerse bastante engorroso la llegada al trabajo o la vuelta al hogar. Por estos motivos, hay muchas discrepancias, quienes están a favor, quienes están en contra o quienes quieren regularlos.

Hace unos días, legisladores del Frente para la Victoria, presentaron un proyecto de ley para reglamentar y regular los piquetes. Según este proyecto: "Toda manifestación pública debe ser notificada ante representación policial con una antelación no menor a las 48 horas." en esta presentación, se tiene que informar día, lugar y motivo de la protesta, como así también seleccionar una persona que actúe como "delegado". Para que la protesta sea considerada legitima, también se debe asegurar el funcionamiento de servicios públicos, especialmente la educación, la seguridad y la salud pública como tampoco se debe obstaculizar completamente el paso de personas y vehículos. De incumplir estas condiciones se dará intervención al "delegado".
Mientras que las manifestaciones ilegitimas de realizarse pueden llegar a ser dispersadas por las fuerzas de seguridad.

Con la presentación de este proyecto se generó un intenso debate y polémica partiendo de críticas por parte de la oposición y también de muchos integrantes del oficialismo, hasta que finalmente el gobierno dio marcha atrás, si bien no lo descartaron, el proyecto de ley para limitar los piquetes quedará congelado, al menos hasta Septiembre, que según aseguran, de tratarse sufrirá algunos cambios, tiempo en el cual este debate volverá a estar en la boca de todos.

* El Miercoles 17 de febrero de 2016 el Consejo de Seguridad Interior (SIC) aprobó un protocolo anti-piquetes, este protocolo indica que para protestar se debe informar al Ministerio de Seguridad con anticipación, se coordinaran las mismas de acuerdo a las características para establecer su recorrido, tiempo de duración y realización. De lo contrario, el Ministerio de Seguridad o las autoridades del gobierno provincial o de la Ciudad de Buenos Aires comenzaran una negociación con los manifestantes para que finalice la manifestación, en caso de resolver negativamente el pedido, el Jefe del operativo de seguridad anunciará que se debe despejar la calle dando unos minutos para ello, en caso de no responder al pedido, se procederá a disolver la manifestación mediante la fuerza.


Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui