Utilizá tu inteligencia para cambiar la realidad

Primer principio: tu vida no representa la vida real, vives en una burbuja heredada en parte por tu familia: tradiciones, conocimientos, creencias, religiones, temores, prejuicios, supersticiones , opiniones, puntos de vista y complementada por las vivencias de tu propia vida. Si lo analizas bien te darás cuenta que eres un subproducto de lo pensaron, dijeron e hicieron otros por ti, sin preguntarte. Que tus conceptos, tu religión o tus creencias varían no según la verdad sino tu contexto socio cultural. ¿Te has preguntado alguna vez cuales serían tus creencias si hubieras nacido en Jordania, en Israel, en la India o en el Tibet? Probablemente serían muy diferentes a las que tienes ahora, entonces ¿qué te hace diferente? El paquete de creencias que depositaron en tu mente, tu piensas con lo que sabes, y dices lo que piensas, pero la información que hay en tu mente fue estratégicamente puesta ahí, en el trascurso de tu vida desde que eras niño, interiorizaste conceptos que forman parte de tus creencias más profundas y que nunca cuestionaste asumiendo el 100% de su veracidad, sólo porque todos lo creen, por eso tu mundo se convierte en lo que estudias, por eso enseñas lo que te enseñaron, por eso un sistema educativo sin fin que busca uniformarte con sus propósitos, por  eso cuando el uniforme muestra una virtud ausente te vistes con conceptos prestados y todo lo que dices son conceptos prestados que leíste en algún libro o escuchaste de alguien que lo leyó en un libro olvidando que eres un ser inteligente, individual, ¿o acaso eres de los que creen que nacieron en un planeta diseñado para la vida para cumplir únicamente un ciclo como el de los animales? Nacer, crecer, reproducirse y morir.
Tu realidad en la burbuja no es más que un conjunto de programes mentales impuestos que gran parte has adquirido por los medios de comunicación, que te impiden pensar con claridad por eso no aceptas lo que no hay en tu burbuja y en la mayoría de los casos no estás de acuerdo con la burbuja de los demás, por eso la humanidad está dividida y siempre lo estará mientras no estemos en un estado de conciencia colectiva. La arrogancia no te deja ver lo que hay en tu conformista burbuja porque todos creen que tienen la razón y la tienen sólo que dentro de su burbuja y es más fácil rechazar  que compartir. Eso que tu llamas vida es tu cárcel, por más cómoda y lujosa que sea y así tu te sientes diferente, independiente pero sigues estando dentro de ella. Lo peor de todo es que no te das cuenta y cuando tu interior a través de tu mente trata de liberarse, entonces viene el entretenimiento. Y si aún así no es suficiente te llenan de vicios  y te hacen creer que eso es vivir la vida, te ponen a perseguir un mundo de ilusión, el que la sociedad te ha impuesto para considerarte algo que valga la pena, sueño que has aceptado y buscas a todo costo la meta más grande a cumplir dentro de los sesenta  o setenta años que con suerte podrías vivir ante la innegable verdad que brinda la inteligencia no la creencia. La inteligencia que saldrá a contener la desgastada y marchita argumentación de los necios e ignorantes, ciegos, guías de ciegos.
Es hora de ver una nueva realidad que sólo se puede ver con los ojos de la inteligencia, por ella la batalla que debes librar la que derrota la ignorancia y vence el fanatismo. Las religiones hicieron lo que tuvieron que hacer para sobrevivir ahora ya están agonizantes, ya no queda espacio para fábulas de paraísos y purgatorios de los traficantes de la fe.
Es falsa la historia que nos enseñaron. Falsas las creencias económicas con que nos imbuyeron. Falsas las perspectivas mundiales que nos presentan y las disyuntivas políticas que nos ofrecen. Irreales las libertades que los textos aseguran. Volver a la realidad es el imperativo inexcusable
Raul Escalabrini Ortiz


ver en pantalla completa



disclaimmer

Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui