¿Legalizar la matanza de personas para extraerles órganos?

Son tiempos turbulentos donde la violencia se impone por sobre la paz, la carrera del "sálvese quien pueda" está cada vez más presente en nuestra sociedad. Palabras como: solidaridad, empatía y cooperación lentamente (o rápidamente) parece que se están extinguiendo. Por el contrario, florecen palabras como el odio, racismo y xenofobia. La lamentable persecución eterna a los más débiles, a los más indefensos, los que reciben siempre de parte de una parte de la población las culpas y responsabilidades de casi todos los males que aquejan a la tierra, estas personas creen (ingenuamente) que mediante la eliminación de los que supuestamente generan los males, estos desapareceran, así de fácil y sencillo. Es indudable que los problemas mundiales que nos aquejan no desaparecerían, sino que, lo que desaparece es nuestra humanidad.

Como la mayoría sabemos algunas de las películas de ciencia ficción no son del todo ficción (aunque parezca) y siempre se basan en hechos que pasaron, se intentaron realizar o pueden llegar a pasar. Tal puede ser el caso de la película The Purge (The Purge: La Noche de las Bestias en España, La Noche de la Expiación en México y La Purga en Hispanoamérica) estrenada en el año 2013 y su secuela en el año 2014. Esta película trata de que en Estados Unidos, el crimen abunda y las cárceles están llenas. El gobierno decide que una noche al año, por 12 horas, cualquier actividad criminal es legal, hasta el asesinato. No pueden llamar a la policía y los hospitales no atienden. Los ciudadanos deben arreglárselas solos. Estas 12 horas -siempre siguiendo el argumento de la película- reducían notablemente los indices de robos y de desempleo durante el resto del año. Algunos ricos blindaban sus casas mientras que otros ricos salían literalmente a cazar a los "indeseables": gente en situación de calle, inmigrantes y todo aquel que bajo su dedo acusador resultara victima para saciar su violencia contenida.
¿Cuan lejos estamos de esto?

Fragmento del film The purge (La noche de la expiación)

Volviendo a la realidad, Joy Ngozi Ezeiro abogada y relatora especial de la ONU para el tráfico de personas indicó en un informe del año 2013, un gran crecimiento del tráfico de personas para extraerles organos para el comercio ilegal. Además afirmó:
 Los receptores son generalmente gente blanca acaudalada, en tanto que las víctimas son a menudo pobres, desempleados y con bajos niveles de educación. Pueden ser fácilmente engañadas sobre la naturaleza de la transacción y su impacto potencial.
Nuevos datos del año 2015 indican que el tráfico humano es una de las actividades ilegales con más rápido crecimiento, incluso algunos preveen que va a superar el tráfico de drogas.
Aunque el tema este poco presente en los medios, las cifras que se manejan son realmente horrorosas, segun datos del año 2012 los precios dentro del mercado clandestino eran estos:

RIÑÓN € 102.172
HIGADO € 150.253
PULMÓN € 150.253
CÓRNEA € 87.146
MÉDULA ÓSEA € 165.278
CORAZÓN € 150.253
PÁNCREAS € 144.242
ARTERIAS € 10.217
Cifras asombosas que mueven millones
Dentro del mercado negro no siempre las personas son llevadas a la fuerza, muchas veces sucede que una persona ante su mala situación económica decide ofrecer un órgano de su cuerpo, como un riñón a cambio de unos cuantos dolares que -a veces- le pagan los traficantes. Tal es el caso de Hokshe, el pueblo de Nepal que resulta una práctica habitual que sus habitantes vendan sus órganos, pero no hay que irse tan lejos como Nepal, en el año 2014 expertos europeos señalaron más de 20 paises que venden sus órganos por dinero, entre ellos: Argentina, Brasil, Perú, Colombia y México. Mientras que los paises que están dispuestos a pagar provienen de Australia, Canadá, Irán, Israel, Japón, Corea y EEUU.

Pero no todo es voluntariado en este mercado, desafortunadamente para personas más vulnerables que son presas de esta red de tráficantes a ellos no les dan dinero a cambio de sus órganos, sino que les provocan la muerte, como el caso ocurrido en 1992 donde más de 10 mendigos de Barranquilla (Colombia) fueron asesinados por celadores de la Universidad Libre de Barranquilla, para luego venderlos enteros por $COP 130.000 (U$S 40,000) o por partes, por ejemplo un hígado $COP 30,000 (U$S 9,370).
Lamentablemente no es el único caso donde una institución se encuentra comprometida ante la muerte y desaparición de personas, como el conocidísimo caso en Argentina de la Dra. Giubileo, quien desapareció y jamás fue encontrada. Una de las hipotesís es que estaba investigando una supuesta red de tráfico de órganos, córneas y sangre que operaba clandestinamente dentro de la Colonia neurosiquiátrica Montes de Oca (Torres, pdo. de Luján, Prov. De Buenos Aires, Argentina) donde ella trabajaba. 

Otras maneras involuntarias de conseguir órganos lo implantó el gobierno de China, que hasta que dejó de hacerlo a comienzos del año 2015, usaba órganos de los presos ejecutados para realizar trasplantes, las cifras aportadas por el exvice ministro de sanidad chino Huang Jiefu, el 65 % de trasplantes realizados en ese país procedían de personas fallecidas, 90 % de las cuales procedían de presos ejecutados.

¿Legalizar la matanza de personas para extraerles órganos? es la pregunta que nos hacemos en el título, si bien es algo que se práctica (y mucho e ilegalmente) no es algo muy descaballado que como en China con los presos, se intente aplicarlo con otros sectores de forma legal y es lo que se intenta promulgar desde distintas partes, pareciera que si tienes la desventaja de no poseer mucho dinero tienes que postularte obligatoriamente como donante para donarle tus órganos a otra persona de mayor poder adquisitivo que puede comprárselo a quién te los saque. Pensamientos similares, divulgó un locutor mexicano llamado David Noé Figueroa, que trabaja (o trabajaba) para la Radiodifusora Ella, al opinar de un pequeño altercado entre una persona en situación de calle y un gerente de un comercio, que a los indigentes como el del hecho había que "desintoxicarlos, quitarles sus órganos y darlos en donación. Tanta gente que sí los ocuparía bien y estos echándolos a perder".
David Noé Figueroa

Sin duda alguna las personas que esperan ser trasplantados necesitan urgentemente un órgano, es tarea del estado mejorar la tarea de fomentar la donación de órganos como de la sociedad en sí tomar conciencia de ello, también es tarea del estado mejorar la calidad de vida de las personas que por motivos económicos acuden a vender sus propios órganos para obtener dinero. Pero bajo ningún punto de vista el tráfico y compra ilegal de órganos tiene que ser una alternativa válida, como tampoco asesinar personas por considerarlas un estorbo y que puedan servir sus órganos para otros como para bajar indices de inseguridad, desempleo o pobreza. La solución es una realidad equitativa para todos, dinero y alimentos los hay -todavía- suficientes, pero para los poderosos de siempre es mejor eliminarnos, camuflándolo de algo bonito, una ayuda para los demás, mientras que los ingenuos, como el señor locutor antes mencionado, se lo creen y lo divulgan. No se puede permitir esta clase de actos (o similares) reales que son persecutorios, discriminadores y racistas que es lo que intentan establecer desde ciertos sectores, de lo contrario y en poco tiempo, la película que mencionamos más arriba será un preludio de lo que se viene. Parece ficción, pero no es lo es. Mendigos, pobres, inmigrantes, enfermos, ancianos, adictos, los "indeseables" de la sociedad, quienes generan mala imagen a las ciudades y molestias a los transeúntes, cualquier falacia para eliminarlos es aceptada por la mayoría de la población.

Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui