¿Cómo luce la Tierra realmente? Mira cómo te engañan los mapas

¿Qué me dirías si te dijera que la Tierra no es azul como la vemos en las imágenes de la ISS? ¿Y qué si te dijera que los mapas que utilizas en la escuela son completamente falsos? Los mapas son representaciones de la realidad y pueden ser más o menos fieles, pero es completamente imposible que un mapa en dos dimensiones represente con exactitud la realidad material.
Hoy vamos a discutir acerca de la percepción que tenemos sobre la realidad gracias a los mapas y mediciones que son, supuestamente, objetivas. Pero aún tomando todas las precauciones necesarias para evitar que los mapas distorsionen la percepción de la realidad, algunas cosas siempre se nos escaparán a la vista humana.

El espectro visible de luz y la percepción de la realidad

Los humanos tenemos un espectro visible de luz tan, pero tan, corto, que a penas podemos estar seguros de que lo que vemos, es realmente así como lo vemos. Solo para darnos una idea, como veremos en el vídeo de más abajo, si el espectro de posibles longitudes de onda fuese desde de Nueva York hasta Los Ángeles en línea recta, unos 4000 kilómetros aproximadamente, lo que somos capaces de ver los humanos es la ridículamente pequeña distancia de 100 nanometros (1.0 × 10⁻⁵ cm).
De este modo podemos estar seguros de que la Tierra no es solamente azul sino que también es verde, fucsia, roja y de infinitos colores. En la imagen de más arriba vemos la Tierra como sería vista a través de frecuencias infrarrojas, como la vemos nosotros, como se vería con luz ultravioleta, con ultravioleta extremo, con rayos X y finalmente con rayos gamma. Todas esas ilustraciones de la Tierra son igual de verdaderas y exactas, solo que nosotros no las podemos apreciar.

    El norte está arriba y lo que está arriba es mejor

    Primero que nada todos debemos tener claro que no existe tal cosa como arriba y abajo cuando se trata de geografía. El norte no está arriba y el sur no está abajo, así como el este no está a la derecha y el oeste no está a la izquierda. Todo eso son construcciones conceptuales que inventamos los humanos, bah!... inventaron algunos humanos.
    No es casualidad que los mapas estén centrados en Europa así como tampoco lo es que estén orientados con el norte hacia arriba y el sur hacia abajo. Europa y posteriormente Estados Unidos reflejan de ese modo su «superioridad» respecto al sur (superioridad militar, económica, intelectual, etc). El mapa de más arriba es igualmente válido que cualquier otro que puedas encontrar en tus libros de texto de la escuela, por muy extraño que te resulte mirarlo y por mucho que te cueste comprenderlo.

La proyección de Mercator y el tamaño de las cosas

Es imposible representar una superficie esférica (o casi esférica, como la Tierra) en un plano sin distorsionarla. La forma más precisa de hacerlo, hasta ahora, es la proyección de Mercator, pero este método tiene un efecto bastante particular sobre el tamaño y la forma de las cosas. Vamos a ver exactamente cuál es ese efecto con un entretenido juego de Google: el Google Maps Mercator Puzzle.
 Estas imágenes son capturas de pantalla del puzle, la primera muestra la forma y el tamaño de Australia si la ubicamos cerca del polo norte, y la segunda muestra su forma y tamaño si la ubicamos en la latitud correcta. Es realmente sorprendente, ¿no te parece?
La proyección de Mercator es muy útil ya que en cierta medida es capaz de mantener la forma de las cosas, sin embargo tiene un efecto muy importante sobre su tamaño. Como podrás ver en el juego, las mismas superficies que tienen un tamaño relativamente pequeño en la zona del ecuador geográfico, se agrandan de una forma espectacular cerca de los polos. Esta es la explicación de por qué en los mapas regulares algunas superficies parecen mucho más grandes de lo que realmente son, en cuanto más al norte están.
El ejemplo más claro de esto es la relación que guarda la isla de Groenlandia respecto a África. Si observas un mapa regular de cualquier libro de texto verás que ambos territorios parecen más o menos del mismo tamaño, sin embargo, ¿sabes cuántas veces entra Groenlandia en en la superficie de África? ¡Unas catorce veces!
Esto es realmente impresionante, sin dudas, pero seguro recordarás que ya hemos discutido el caso de África. Esto no solo sucede respecto al tamaño de Groenlandia, de hecho, si consideramos la verdadera superficie del continente africano podemos comprobar que equivale a la superficie de Estados Unidos, China, India, Japón y la mayoría de los países de Europa a la vez. Impresionante, ¿no lo crees?

Parece evidente que los mapas no son tan confiables como creíamos, sin embargo, debemos aceptar que son una herramienta muy útil y ciertamente de gran importancia. No hay una única forma ni un único método para construir un mapa, cada uno de los tipos de mapas es útil para una u otra necesidad, pero ello no quiere decir que no debamos estar atentos a cómo estos pueden estar distorsionando la realidad.
Para terminar, quiero compartir con todos ustedes un vídeo de Vsauce que explica algunas de estas cosas de una forma mucho más gráfica y entretenida. Está inglés, pero puede activar los subtítulos con el CC, debajo a la derecha. ¡Espero que lo disfruten!



Fuente: http://www.batanga.com/­curiosidades/8514/­como-luce-la-tierra-r­ealmente-mira-como-t­e-enganan-los-mapas

Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui