El peligro de Quaker transgenico

El peligro de Quaker transgenico
No es reciente el debate sobre los alimentos transgénicos, es decir, los alimentos que no son producidos naturalmente, sino modificados genéticamente, como en el caso, por ejemplo de frutas y verduras, que sus semillas son modificadas a efectos de que resulten resistentes a los agroquímicos vertidos durante su cosecha y se logren mejores resultados.

Como todos -o la mayoría- sabemos, Monsanto la multinacional que posee el 90% de la producción mundial de estas semillas, asegura desde sus campañas publicitarias que estas semillas están creadas para beneficio de los consumidores, pero esto lejos de ser verdad, incluye un serio daño a la salud para las personas que lo consuman, un severo daño ecológico, como también una grave dependencia económica, dado que Monsanto produce casi todo el mercado mundial.

En algunos países han obligado para la venta de estos alimentos modificados genéticamente que se especifique que se trata de transgénicos, pero otros países, como Hungría, Grecia, Bulgaria, Suiza, India, entre otros, los transgénicos fueron prohibidos. En Argentina, ningún alimento lo especifica ni por supuesto, tampoco fueron prohibidos, haciendo que las multinacionales aprovechen para hacer su negocio y vendernos veneno que luego consumimos.

En este artículo hablaremos sobre un producto que promocionado como sano, nutritivo y natural, engaña a muchas personas que ingenuamente lo consume: Avena Quaker.

 De pequeños nos acostumbraron a desayunar Quaker con leche, pocas personas lo llamaban avena ya que la marca se impuso de tal forma que las personas llamaban a la avena directamente Quaker.
Esta empresa estadounidense fundada en 1901 finalmente el 2001 fue vendida a PepsiCo.
El anciano simpaticón de pelo blanquecino y llamativo sombrero, nos invita desde su publicidad a consumirlo dado sus supuestos beneficios naturales y la opción saludable frente a otros alimentos ¿pero esto es realmente así?
  • Recientemente en Estados Unidos, una demanda colectiva de consumidores de Nueva York y California demandaron a Quaker Oats por encontrar rastros de glifosato (componente activo del herbicida producido por Monsanto) en tres de sus productos de harina de avena: Quick 1-Minute, Quaker Oats Old-Fashined y Quacker Steel Cut Oats.
     
  • Lo único que la empresa declaró fue negar el uso de glisofato en los procesos de elaboración de sus productos y responsabilizó a los productores agrarios. Cabe destacar que algunos de sus productos contienen estos ingredientes: soya y canola o derivados, procedentes de países como Estados Unidos o Canadá, que promueven los transgénicos.
  • En el año 2012, la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) detectó que diez de los alimentos que consumimos son genéticamente modificados, y lo que es peor, ninguno de ellos presentaba el etiquetado que el Código de Protección y Defensa del Consumidor, exige.
    Entre esos diez alimentos, uno era Quaker Q-Vital.
     
  • En el año 2013, PepsiCo la empresa propietaria de Quaker, fue multada por publicidad engañosa de su bebida de frutas Naked Juice. Además, debió cambiar las etiquetas de dos de sus sabores: Tropicana Peach Papaya y Strawberry Melon, tras resultar demandada por promocionar estas bebidas como 100% jugo de fruta natural, libre de OGM, es decir, no modificado genéticamente.  
    El Servicio de Noticias de la Corte de Nueva Jersey escribió: “Los demandantes sostienen que ‘Naked Juice’, intencionalmente utiliza un lenguaje engañoso para dar a los consumidores ‘la falsa impresión de que el contenido de vitaminas en las bebidas se debe al nutriente de frutas y jugos, en lugar de los compuestos sintéticos añadidos, tales como calcio pantotenato (sintéticamente producido a partir de formaldehído)’ y ‘Fibersol-2 (una fibra sintética resistente a la digestión, producida por Archer Daniels Midland y elaborada por una empresa química japonesa), fructooligosacáridos (una fibra sintética y edulcorante), y la inulina (una fibra artificial e invisible añadida a los alimentos para aumentar el contenido de fibras sin la típica fibra que se le siente en la boca)’”.

Cada uno es quien decide que alimentos consumir o darles a sus hijos, quizás por comodidad, dejarse engañar por la bestia publicitaria con el supuesto beneficio que lleva consumir productos no tan beneficiosos.
Recordamos que el 90% (o quizás más) de los productos que adquirimos en los supermercados desde cereales, pasando por mermeladas hasta sopas, chocolates o helados, son transgénicos para nada beneficiosos para nuestra salud.
Hace un tiempo publicamos Revolución verde: Donde comprar frutas, verduras y más, naturales y libre de agroquimicos con direcciones y comercios (por el momento solo de Argentina) donde podrás comprar frutas, verduras, semillas y mucho más totalmente natural libre de agrotóxicos, producidos por pequeños agricultores, esa es el verdadero camino para combatir estas grandes multinacionales que solo les importa el dinero y no la vida, nuestra vida, quienes obligan a los productores a cambiar por transgénicos, por comodidad, facilidad, rentabilidad y ahorro de ahí a los supermercados quienes lucran revendiéndonos venenos envasados en forma de comida, que ingerimos -gracias a la "maravillosa" publicidad- creídos que son beneficiosos para nuestro organismo, para que con el paso del tiempo, enfermarnos; comprar y consumir medicamentos, otros productos de sus aliados: los laboratorios y farmacéuticas, para mejorarnos o curarnos -en el mejor de los casos- y volver a la cadena interminable.


El peligro de Quaker transgenico


Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui