Picadas de motos: locura en dos ruedas

Hay una estrecha relación entre los sectores marginados de la población, su fascinación por las motos y por las carreras (llamadas tradicionalmente picadas) ilegales, donde corren peligro sus vidas y la de personas inocentes. Este artículo nace a raíz de un informe publicado por Telenoche (ver video al final del artículo) donde el periodista Martín Ciccioli entrevistó a un grupo de jóvenes de La Plata que corrían (y aún deben hacerlo) picadas en la colectora de la autopista con sus (según ellos mismos dicen) motos robadas. Sin importarle las cámaras realizan todo tipo de declaraciones y "azañas" tales como encarar en contramano en la bajada de la autopista, cómo así también enfrentar a la policia que llegó como para disuadirlos, tarea que por supuesto no pudieron lograr, un patrullero, dos policias, frente a más de diez motociclistas en todas direcciones. Esto no ocurre solamente en la capital provincial, ocurre en todo el país y las culpas son repartidas de aquí para allá, pero la realidad es que cada año no solo aumentan las muertes, sino también las picadas y las motos, lo preocupante es que lo único que realmente baja, es la edad de las personas que participan.
Y esto se debe a varios factores, principalmente la educación en la casa: resulta fácil enviar a un chico a comprar algo a un comercio cercano, cuanto más rápido vuelva parece que será más seguro, que mejor que prestarle la moto para que vaya a comprar, en definitiva, son pocas cuadras, en calles muy poco transitadas. Con el correr del tiempo, el chico desea ir más lejos o bien salir con sus amigos que dada su ya casi "profesional experiencia" en ir de compras en moto, dos cuadras, se siente apto para ir más allá y cómo él, sus amigos adoptaron la moto como algo cotidiano, la bicicleta de antes es la moto ahora para los chicos de doce años en adelante. Allí entra el terreno del comercio, a diferencia de otras épocas, una moto es muchísimo más accesible para comprar que varias décadas atrás, incluso hay distintos modelos para elegir. Ofrecen a los padres la sensación de "fácil acceso" a la compra de una, de esta manera, no se molestan demasiado en pensar como puede terminar la moto si la prestan a sus hijos, distinta sería por ejemplo, pensar en prestarle un auto.

Los videojuegos, las películas y los diferentes medios (cómo Internet) también hacen su parte, ofrecen todo tipo de entretenimiento (¿sería mejor escribirlo entre comillas?) y como lo instaurado en la propia sociedad: la competencia lo es todo. Se pueden ver como "superpoderosos" pilotos realizan hazañas tales como con su moto cruzar de un edificio a otro y pruebas casi imposibles de realizar y es tal lo deslumbrante como lo enceguecedor y la incitación a la necesidad de imitar esas acciones, que no alcanza con verlo o poder experimentarlo al jugar con el videojuego, que surge el cometido de querer imitarlo. Lo grave de esto, es que no ocurre solamente con adolescentes, sino con muchos adultos.
Desde hace varios años se vienen pidiendo soluciones, mayores controles, pero a medida que transcurre el tiempo las picadas aumentan y esto se debe a que, primero resulta un negocio, el que vende las motos está vendiendo un arma, sin embargo, para comprar armas se necesita un permiso, entre otros papeles, para comprar una moto, también, la diferencia es que para esto último pocos los piden.

Por otro lado, como ya mencionamos más arriba la responsabilidad familiar, recordamos el hecho ocurrido en una ciudad de la provincia de Buenos Aires, en Febrero de 2008, donde tres motos corrían picadas contra otras tres en forma simultanea, pero tres en sentido contrario, en una calle donde carecía de correcta iluminación. El resultado fue un accidente en el que perdieron la vida tres jóvenes. Durante el sepelio de uno de ellos, el tío manifestó que "la policia no cumplió con la obligación de detener las picadas pese a tener conocimiento de ellas" lo cierto, es que, como ocurre en el video, que el policia manifiesta no poder hacer nada, los motociclistas huyen y aunque realicen controles, la policia vigile los lugares donde frecuentan o implementen reductores de velocidad, también llamados "loma de burro", los motociclistas buscan nuevos lugares donde correr, como en el peor de los casos, las rutas, provocando un mayor peligro para todos.

En el caso mencionado, la familia responsabilizó a la policia, pese a que los jovenes realizaban una actividad casi suicida y sí -según manifestaron- la policia tenía conocimiento ¿su familia no?

Desde los municipios solamente se ocupan en caso de secuestrar una moto que corre picadas, imponerle una multa, en muchos casos la multa se paga y todo vuelve a la normalidad, en otras ocasiones no, en parte por qué una multa cuesta lo mismo que gran parte de la cuota de una moto nueva y mejor o en otros casos por qué la moto fue robada. De cualquier forma, la mayoría al poco tiempo vuelven a correr, mientras que los controles los sufren quienes poseen una moto para circular normalmente y trabajar.

Estas picadas son organizadas en su mayoría a través de las redes sociales y a medida que son descubiertas se van mudando de un lugar a otro. 

Mientras existan videojuegos, películas y diversos entretenimientos para manipular la mente de algunas personas predispuestas a estos actos y exista un negocio detrás que se beneficie de la adquisición de las motos, todo continuará de la misma forma. La falta de sentido común de estas personas que corren picadas simboliza una endeble capacidad mental apuntada a una falaz creencia de sentirse superior frente a otros, provocando así la ilusión de superioridad al realizar "proezas" que otros -según piensan estas personas- no pueden o no se animan. Esto provoca el evidente peligro que conlleva efectuar esta clase de actos tanto para su propia vida como para la de los demás.
Pero, tal como lo expresan en el video, no les importa morir ni tampoco los inocentes que puedan morir producto de sus actos.

Alguien controla los hilos para que esto sea de esta manera, algunos creyentes mencionan al Diablo, otros al Nuevo Orden Mundial (¿acaso será lo mismo?), lo cierto es que un ser o un mensaje subliminal se apodera de la mente de algunos individuos provocando una determinada acción, por qué son necesarias que las realicen. Desconocemos el motivo. Actualmente estamos hablando de picadas ilegales de motos, en un futuro hablaremos de picadas de drones tripulados, accidentes y pedidos de control por parte de la población y así sucesivamente.

Se necesita mayor concientización en las escuelas, una fuerte campaña en cada una de ellas, enseñándoles a los alumnos los peligros que estas carreras implican. Inpones a los comerciones que soliciten mayores requisitos a la hora de comprarlas y menores facilidades para adquirirlas.
Y medidas más fuertes frente a motos incautadas, por ejemplo, que se abone la multa pero que se impida retirar la moto, finalmente, cederla a otra persona de menores recursos que certifique utilizarla para trabajar y no pueda adquirir una.
Acompañada de controles de tránsito que complementen que se cumplan las normas de tránsito. Es indispensable la responsabilidad de todos y no culpar a otros, sin embargo, existe una gran desidia desde varias décadas, al parecer es una carrera sin final, a varios les beneficia, el interrogante es ¿por qué?


» Comentarios Zona B

¿Qué opinás de este tema?

IMPORTANTE:
Este es un espacio para la construcción de ideas y la reflexión, que apoya e incentiva la pluralidad de pensamiento. No un escenario de ataques al pensamiento contrario. Los articulos estan presentados en forma meramente informativa. Si tenés alguna pregunta y/o sugerencia referente al articulo ó comentarios, comunicate con nosotros a traves de la sección Contacto

publicidad | Publicite aquí