Tierra y Libertad al pueblo Mapuche ¡Weuwaiñ!

Desde 1492, con la llegada de Cristóbal "asesino" Colón a América (el falso descubrimiento) y hasta la actualidad, se han producido violentos saqueos, aprovechamientos y violaciones de los derechos de los pueblos originarios que habitaron (y habitan) nuestro continente.
Numerosos casos cuenta la historia la cual gente con mayor poder, conocimiento, armamento y riqueza avasallaron pueblos de forma injusta y por ambición.

Eduardo Galeano escribió:
Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: «Cierren los ojos y recen». Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia.

Y las cosas nunca cambiaron, se quedaron con la tierra pero nunca les fue (ni es) suficiente.

Hace unos días la gendarmería argentina, con armaduras y escudos, al igual que hace 130 años atrás, reprimió duramente a miembros de la comunidad mapuche Cushamen, en la provincia de Chubut, Argentina.
¿El motivo? reclamar sus tierras. Tierras que les pertenecen y que les fueron robadas, en primer lugar, por el estado argentino tras el genocidio y crímenes de lesa humanidad provocados durante los últimos años del siglo XIX, la tristemente famosa campaña denominada la Conquista del Desierto. Finalmente tras haber ocupado esas tierras el Estado argentino(de manera fraudulenta) envía de regalo a una compañía con sede en Londres, casi un millón de hectáreas, para que finalmente, esta empresa desde 1991 sea controlada por Edizioni Holding International N.V. perteneciente a la familia Benetton.

Esta familia, más precisamente Luciano Benetton ocupa las tierras ancestrales por las cuales la  comunidad mapuche reclama su tenencia. Ante este reclamo no recibieron ninguna respuesta por parte del estado provincial y nacional, sino represión.

Según lo relatado por la vocera de la comunidad de Cushen:
Cayó Infantería y así como cayó empezó a disparar a quemarropa.
No solo esto, sino que esta comunidad días antes sufrió los embates nuevamente del Estado tras recibir dos allanamientos, los cuales terminaron con integrantes de la comunidad esposados y arrastrados de los pelos; sus casas rotas, sus animales secuestrados y muertos.
Al parecer la gendarmería y los policías locales saben a quienes les conviene defender y a quienes reprimir. El interrogante es ¿el millonario Benetton les dará algún porcentaje o lo hacen solo por placer?.
Como si todo esto fuera poco, desde el gobierno provincial de Chubut, de la mano de Pablo Duran, Ministro de Gobierno de esa provincia, califica a quienes reclaman las tierras ancestrales ocupadas por el empresario extranjero como "un grupo de terroristas, delincuentes...".

Dentro de ese contexto Amnistía Internacional a través de un comunicado llamó al Estado nacional y provincial "a rendir cuentas por el maltrato y abuso de la fuerza dirigido a hombres, mujeres y niños. Además, exhorta a garantizar la integridad física de la comunidad Cushamen del pueblo mapuche; y a brindar una solución de fondo al reclamo territorial de la comunidad" según informa el comunicado.

Y no faltan quienes del alma les sale su lado nacionalista, incluyendo las fronteras y banderas por delante, apuntando que los mapuches son chilenos, no son argentinos o que no son las tierras ancestrales de ellos, sino de otras tribus locales por los que le restan valor a su lucha, le restan importancia, defendiendo a quienes desde el siglo XIX saquean nuestros recursos y roban las tierras en complicidad con el Estado, por que claro, a vista de esta gente "historiadora" y/o nacionalista, las tierras ancestrales le pertenecen a Benetton, por que, por supuesto, su familia siempre habito estas tierras (triste, pero real pensamiento de ciertas personas). Resulta increible que mucha gente agravia a esta comunidad no por su historia, o conflictos con otras tribus si no para defender el capital y los empresarios con poder, ¿quizás también reciben un porcentaje? no lo creemos, pero para algunas personas siempre es bueno sentirse superior a otros por tener un poco más, esto los hace apoyar a quienes inconsciente o conscientemente desean ser, no por su -falta de- moral, sino por su dinero. Resulta sorprendente aún más que las personas se indignen y recriminen la procedencia de estos mapuches y no se fijen en que diferentes compañías de poder (en las que se incluyen Benetton o Lewis) que provienen de múltiples partes del mundo, esten de a poco adueñandose de la Patagonia Argentina, por los claros recursos naturales que hay allí ¿o acaso señalan la procedencia para defender esos intereses?

Distintos medios -en especial de la derecha- financiados por los mismos que desean apropiarse de la Patagonia, insisten en el relato del Gobierno de Chubut, señalarlos como "terroristas", "delincuentes", "infiltrados", "falsos", etc para desvirtuar su lucha, confundir a la población. Al igual que los manteros, que también son  señalados por el mismo motivo: protestar. Entorpecer planes y lo peor de todo, entorpecer negocios. Estos mismos negocios entre Estado y empresarios provienen como ya hemos dicho desde hace casi un siglo y medio.

Las tierras del continente les pertenecen a los habitantes ancestrales que aquí vivían (y viven) sin distinción de fronteras. No existían tales fronteras en ese momento y no deberían de existir en la actualidad. Como tampoco existe un justificativo para despojarlos de ellas por parte de grandes compañías y mucho menos para hacer negocios.

¡¡ WEWAIÑ !!



Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui