La manipulación de las personas dentro de la dualidad

Existen diferentes conceptos tanto en matemáticas, como en la física y también en la filosofía/teología y al parecer esta dualidad rige el universo y por supuesto nuestras vidas cotidianas. Pero, este ultimo aspecto es el más banal y no rige absolutamente todo el universo que nos rodea, pero si el nuestro, el universo "mental".

Desde nuestra niñez, fundamentalmente desde nuestra familia, nos bombardean con ideas y costumbres dualistas que ya desde pequeños nos inclinamos a obedecer y a inclinarnos hacia un lado o hacia otro toda nuestra vida; tienes que ser religioso (el mal para las religiones es el Diablo), tienes que ser fanático de un equipo de futbol (para estos fanáticos, el rival es el mal), tienes que jugar a ser el policía o el ladrón (según se elija, uno o el otro es el mal), estos son algunos de los ejemplos de cuestiones las cuales desde que somos niños nos imponen elegir.

Luego de más grandes empiezan más cuestiones, pueden ser musicales (ejemplo: rock vs. reggaeton/cumbia), también políticas (oficialismo vs. oposición), de genero (machismo vs. feminismo) y alimenticio (veganismo/vegetarianismo vs. carnívoros) entre varios más.

De chicos los padres imponen, de grande la misma sociedad. Sin darnos mayores alternativas o dejarnos elegir a ninguno, por ejemplo: no necesariamente una persona que elige no ser cristiana, es sinónimo de ser satanista, pero para mucha gente esto es así.

Ya desde chicos nos imponen tener que elegir entre un bando u otro, los padres quienes son los guías y encargados de imponer (quizás inconcientemente) estas tradiciones, son a su vez guiados por la masa de la sociedad, una masa ciega que como zombies, siguen tradiciones inculcadas de generación tras generación, divulgadas por ciertos sectores (que omitimos nombrarlos) para su conveniencia y por supuesto, señalando quienes son buenos y quienes son malos, llevando a toda una gran cantidad de personas, como olas en el mar; de aquí para allá, atrapándolos, esperanzándolos, aferrándolos, haciéndoles creer, no solo que estas tradiciones son correctas, sino que el contrario (siempre tiene que existir uno) es el malo, hay que enfrentarlo, hay eliminarlo, etc.
Esto queda solo en teoría, grabada infinitamente en la mente del individuo, logrando que la crea valida y la adopte como propia a su forma de vida.
Por ejemplo: un seguidor de un equipo de futbol, va a tomar al equipo, como si fuera él mismo, visualizando al rival del equipo como a su propio enemigo, cegándolo de tal manera, que al ver cualquier cosa de su "enemigo" reaccionar al igual que si una persona lo ataca. Generalmente de las peores formas, como en muchísimas muertes (318 en el futbol argentino hasta abril del 2017) referidas a casos que tienen que ver con este deporte. Más recientemente el caso del fan de Boca jrs. que -ante la desesperación- llamó al 911 para "denunciar un robo" refiriéndose a un penal cobrado al equipo rival.
Al hecho le adjudicaron ser una "broma", sin embargo, esta claro que el "bromista" no actuó con picardía, sino, como forma defensiva, tal cual a como si un hecho delictivo contra su persona -que amerite una denuncia policial-  hubiese ocurrido realmente.

Como vemos dualismo y fanatismo están muy ligados, sin embargo el futbol no es el único caso en el que ocurre. En la política está muy presente también, si bien el fanatismo se incluye, comparte su lugar junto a la esperanza, a la ilusión, a la fe de las personas de creer que un político puede mejorar su vida, sus problemas, su barrio, etc. Acá la dualidad juega sucio y con problemas mayores que solo unos colores y dinero, como en el caso del futbol.

La política, los políticos y cada uno que de una u otra forma les resultan convenientes, beneficiosos y rentables (como los grandes medios de comunicación, militantes, sindicalistas, empresarios, entre otros) lavan el cerebro de personas, la mayoría inocentes, que ninguno de los antes mencionados les da ningún beneficio, más que una esperanza en vano, la fe irracional en promesas que jamás se cumplirán. Esperar y esperar lo que nunca llega, pero aún así con el firme apoyo a quienes esperan de que cumplan esas promesas, por que después de todo, peor es ser del partido opositor.  Nadie escapa a esto, quien no es oficialista, es opositor, no hay término medio.

¿Muy parecido a la religión, verdad? efectivamente, la religión no esta exenta de esto, aunque este muy ligada a la política, no induce a sus fervientes seguidores a votar a un partido político, pero si adoctrina sobre mandamientos, prohíbe las libertades individuales adjudicándoselas a una entidad divina como un Dios. Crea un rival, como lo malo, para atemorizar a los creyentes y auto adjudicándose ser el bien, implantándoles la creencia de que quienes no están en sus filas, quienes no creen, quienes no cumplen esos mandamientos, automáticamente están con lo malo, son inferiores, etc.

Por otro lado, existe el ateismo y la ciencia, quienes en realidad son la parte contraria a la religión (se podría adjudicar, a modo de ver religioso, al Diablo) existen diversos grupos los cuales atacan religiosos y viceversa. La lucha entre pruebas de "Dios" y la fe ciega, logrando que nunca se produzca un acuerdo.

Analizamos aspectos generales de la sociedad, pero si nos detenemos a mirar alrededor, podemos ver que siempre existe dualidad a nuestro alrededor, que inconcientemente o inducidos nos vamos alineando hacia una idea u otra, hacia un gusto u otro, hacia una determinada marca de un producto u otro, etc., pero ¿nos detenemos a pensar por que lo elegimos? ¿si es por que realmente nos gusta, o por que de alguna manera nos inculcaron ese gusto?

Cada uno es libre de elegir, pero en la actualidad muy pocos eligen realmente por ellos mismos, aunque consideren que son ellos realmente los que eligen y nadie más se los hace elegir. Muchas personas son absorbidas por la televisión, por los grandes medios que no solo están en la televisión, sino en Internet también, no solo por los periodistas, sino también por actores, películas, series, youtubers, quienes subliminalmente introducen, conceptos, ideas, que luego se convierten en elecciones propias y así, de esta manera se logra formar una cadena de dualidad, donde unos están en un lado y otros en otro, confrontándose entre si, hasta el infinito.

¿Que puedo hacer ante esto?


  • Ser uno mismo.
     
  • En lo posible consumir nada de televisión. Informarse, pero ser imparcial y no creer todo lo que se ve o se lee.
     
  • No está mal ser simpatizante de un equipo, ser de un partido político, religioso o ateo, pero siempre no cayendo en el fanatismo extremo.
  • Respetando al otro, sea cual sea su inclinación. Recuerda que la libertad de uno termina donde empieza la del otro. No hay verdad absoluta en un mundo relativo.
     
  • Infórmate por ti mismo, consulta varias fuentes y siempre permítete discernir y cuestionar lo que creas verdad y lo que te impongan como verdad o razón y en base a tu propio criterio elegir de verdad (y sin culpas ni miedo) lo que creas realmente, de ti depende el camino correcto.

Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui