Peligro: Televisión

Haciendo un poco de zapping por la televisión actual uno puede encontrarse con programas que si bien -y a duras penas- logran cumplir con entretener (uno de los objetivos principales) ninguno cumple el rol que un medio masivo y popular debería cumplir: el mejorar como sociedad. Es un análisis quizás evidente, pero necesario, en definitiva considero (o se considera) el estado de la sociedad actual una consecuencia de la televisión que consumimos.
Por supuesto que del estado de la sociedad actual, forman parte diferentes áreas, como puede ser la educativa, pero como sucede con la televisión, estas áreas pueden llegar a modificarlas, pero jamás como deberían para que así cumplan con lo que realmente tienen que cumplir.

En la televisión se pueden ver diferentes programas, algunos que sus formatos ya ni deberían realizarlos, no solo por qué no aportan nada significativo tanto para la educación como a otro aspecto de la vida cotidiana, excepto, claro, entretener, sino que sin lugar a dudas que actuan como mensajeros subliminales. La gran incógnita es para quienes o para que.
Esto y más analizaremos en este articulo.

Siguiendo con el zapping, encontramos programas que repiten hasta el cansancio, capítulos tras capítulos, algunos de los cuales hace mas de 25 años dejaron de emitirlos, como el caso de "El Zorro" cuyo último episodio fue transmitido en 1959, conteniendo solo 82 capítulos y a la actualidad todos sus protagonistas fallecidos, o el caso de "El Chavo del 8" cuya ultima emisión fue en 1990, cuyo programa solo cuenta con 290 capítulos. ¿Pocos para repetirlos continuamente, no? si los canales televisivos los eligen para transmitirlos y aun persisten es por que mucha gente los elige. Ya publicamos con anterioridad un articulo acerca del "Chavo Del 8" bastante misterioso, ya que resulta bastante llamativo su perduración en el tiempo, más allá de los dotes actorales y todo lo que se pueda llegar a decir, siendo que hay muchos otros programas que también lo eran (y que contaban con más capítulos) y que sin embargo quedaron en el pasado.
Otros programas que no merecen el menor de los análisis, pero que hay que mencionarlos, ya que descaradamente frente a los ojos de los televidentes se burlan de los mismos y funcionan de la misma manera, pese a emitirse en diferentes canales, como el caso de ShowMatch, Susana Gimenez o Almorzando con Mirta Legrand. ¿Realmente las personas no tienen algo mejor que ver/hacer que mirar estos programas? resulta increíble que mucha gente elija ver a "famosos" bailando por un puntaje, de otros "famosos" que tampoco de baile saben, para luego pasar por el living de la ¿autoproclamada? "diva" Susana Gimenez contando como es su vida, atrapando a las personas a la esperanza de ganarse premios por llamar por teléfono, mientras que los famosos y la señora Legrand se sientan alrededor de una mesa a comer, cuando la mayor parte de las personas tienen que luchar diariamente para poder hacerlo y algunos otros directamente no lo pueden hacer ¿que les sucede a las personas que les gusta ver como se alimentan unos cuantos "famosos"? concursos de baile, livings de famosos o almuerzos en televisión no solo reflejan una época que ya pasó, sino que en la actualidad no deberían producirlos. Si estos programas no son del agrado del televidente, se puede elegir programas de política, intentando convencernos cual candidato es el mejor para votar, podes elegir el canal oficialista o el canal opositor, también existen otros, pero no hay diferencias, todos comparten lo mismo, su inclinación política y la presentación de malas noticias. También tenés canales de deportes, el mismo oficialismo y oposición, tenés que ser de un equipo o de otro y sino, alentar a tu selección, miles de deportes, millones de equipos, miles de torneos, siempre una opción para dividirnos, para separarnos, por colores, por gustos, por creencias, eso al parecer funciona a la perfección. Si no queres ver noticias o deportes, tenes novelas, una tras otra, cuya temática, con algunas variaciones, es siempre la misma: historias de amor, desamor y traición. Una conjunción de manipulación para todas las mentes, para todos los gustos, mantener las mentes ocupadas en trivialidades que poca importancia tienen, pero tomarlas y defenderlas como propias.



Resulta una necesidad imperante el encender el televisor, así sea para mirar cualquier cosa. Una TV cada hogar debe tener, un electrodoméstico tan necesario como una cocina o una heladera, me atrevería a decir que muchos prefieren comprarse un televisor que una cocina o cambiarlo (a pesar de que tenga menos de cinco años) en lugar de la vieja heladera con más de quince años de uso.

Haga la prueba y observe su cuadra ¿cuantas casas tienen antenas satelitales? de seguro varias y las que no, seguramente tengan cable.

No es casualidad que cada vez los televisores sean más grandes, pronto viviremos dentro de uno ¿o será que vivimos ya en uno, al mejor estilo "The Truman Show"?

Ya no podemos distinguir la realidad de la ficción o si la ficción será una premonición del futuro lo cierto es que cada vez más la sociedad se idiotiza en la televisión y sino, en Netflix o en Youtube, que a diferencia de la grilla televisiva que no deja oportunidad de elección de contenidos, estas plataformas si, aunque también cumpliendo la misma función que la TV.

Hay que dejar en claro que no esta mal el uso de estas plataformas de forma normal y no excesiva, como mirar una película en televisión o Netflix un sábado a la noche o utilizar Youtube para mirar videos que enseñen un determinado tema de interés. Pero como mencioné al principio, la televisión es una de las responsables del estado decadente de la sociedad, como un elemento al que hay que usar con cuidado, en lugar de usarlo de esa forma se lo usa de la forma contraria, logrando que desde allí se nos manipule con facilidad. ¡Es tan fácil que consumimos formatos televisivos que perdieron vigencia hace varios años! 

No hay opción, hay que apagar el televisor de una vez por todas, no consumir ningún programa televisivo, puede empezar mirando solo las noticias pero solamente para informarse sin tomar partido de lo que ve y escucha, sin fanatizarse. ¡Aunque tampoco es necesario! puede informarse a través de los medios de Internet o si lo prefiere comprar el diario. Lea un libro; es bueno volver al hábito de las bibliotecas o converse con su familia. Escuche música o medite acerca de su día y como puede mejorarlo al siguiente. Hay muchas alternativas, solo que nos impusieron que su único entretenimiento que lo hará mágicamente olvidar de su cansador día y de sus problemas es ese aparato cuadrado con imágenes en movimiento. Pero esto no es así, su uso puede ser mágico pero no de esa forma, sino que "mágicamente" manipula nuestros pensamientos de una manera subliminal.

Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui