La odisea de viajar: Ahora mucho más cara - El aumento de los transportes

La odisea de viajar: Ahora mucho más cara - El aumento de los transportes
Desde Febrero regirá un nuevo aumento del boleto del transporte público en Capital Federal y Gran  Buenos Aires, el boleto mínimo pasara de costar seis pesos a costar entre nueve y diez, dentro del primer trimestre, hasta finalizar el año donde pasaría a costar alrededor de trece pesos. La actualidad del país todo es aumento, cada día un nuevo servicio básico sube y las personas no les queda otra alternativa más que abonarlos, de lo contrario quedan sin los servicios como la luz, el gas o como en este caso sin transporte.
El año 2017 culmina con incidentes en las inmediaciones del Congreso de la Nación por la polémica - y a nuestro criterio injusta- Reforma Previsional, que terminó con varios detenidos y heridos entre manifestantes y policías. El gobierno no conforme con este cierre de año, comienza uno nuevo con la noticia de un nuevo aumento, el cual afecta a otro sector vulnerable de la población: los trabajadores y sectores más humildes que utilizan el transporte. Pero esto no termina aquí, simultáneamente en el mismo mes vendrá otro aumento, esta vez en las tarifas de luz y de gas , donde aumentará un 34% la luz y hasta 57% el gas.
¿Desde cuando nos hemos acostumbrado a que los ministros en lugar de darnos buenos anuncios para mejorar nuestra vida, nos den anuncios para perjudicarnos? anuncios de aumentos, anuncios de heridos y detenidos, anuncios de nuevas leyes, anuncios de nuevos impuestos, anuncios de nuevas prohibiciones, anuncios y más anuncios que solamente nos quitan nuestro dinero. A veces estos anuncios están disfrazados para mejorar nuestra vida o "crecer" como país o "invertir" en obras, por que claro "plata no hay y entre todos tenemos que hacer un esfuerzo". Otra de las cuestiones para convencer a la población de pagar y pagar, es la escusa que el gobierno anterior "se robó todo" (con esto no queremos decir que no hayan robado, de hecho creemos que todos los gobiernos robaron y continúan robando, de eso se trata la política y esta falsa democracia mundial) pero así culpando a lo anterior, las personas se resignan a tener que compensar ese robo con su esfuerzo, pagando más y más. Dentro de su pensamiento (o del que les inculcaron), el anterior gobierno los castigó, traicionando al pueblo y robando la plata del país, por lo que no queda más remedio que aceptar las medidas del gobierno actual  que intenta mejorar las cosas. Eso, no es más que una falacia, lo cierto es que, dinero hay de sobra, para todos, el problema y el dilema reinante es: ¿Donde está? ¿Quien o quienes lo tienen? y ¿por que entonces falta? la última pregunta es fácil de deducir la respuesta, debe de haber menos cantidad de dinero circulando para así generar una escasez que genera el caos en el que vivimos, pero a eso conlleva otra pregunta ¿a quién o quienes beneficia este caos?

Parece que nos toman por tontos,  no solo es una suposición sino que podemos hasta incluso convencernos, al salir la noticia de que harán una consulta popular antes de subir el precio del pasaje de colectivo, por supuesto creemos que no contempla la opción "no estar de acuerdo con la suba", en esta consulta se podrá elegir las condiciones de estos aumentos: "¿cuanto desea que aumentemos el boleto: una vez el 100% o dos veces de 50% en el año?"
Pero esto no es todo, al mismo tiempo de anunciar el aumento del boleto de transporte, se anunció que por única vez el día 26/12  se podía cargar la tarjeta SUBE con 50% de descuento, esto podía realizarse descargando una aplicación de celular de un conocido sitio de una empresa de comercio electrónico y cargando saldo desde una tarjeta de crédito o débito.
Todo se olvida por un día de descuento al cargarla.

Otros más "primermundistas" señalan los valores de los boletos en otros paises como Estados Unidos donde por ejemplo el boleto del autobús en New York cuesta 2,50 dolares ($45) o el precio del boleto de autobús en Madrid, España de €1,50 ($32), lógicamente a simple vista los valores son mucho más altos. Sin embargo, existen dos cuestiones importantes en esto, el primero son los salarios que en otros países manejan, muchos mas elevados que los nuestros y el segundo es que si aún estuviéramos en el llamado uno a uno, no hubiera necesidad de aumentarlos, es decir, costarían similar al de otros países y estarían acorde a los salarios.

Otras personas que viven en algunas provincias de Argentina, tales como Córdoba, donde el boleto de colectivo está el doble del valor que en Buenos Aires, de alguna manera "festejan" el aumento, debido a que en su ciudad pagan desde hace tiempo el doble que en la Capital de la República. No obstante, según datos del transporte en Córdoba, el 47% de los cordobeses utilizan colectivos, es decir alrededor de 611.000 personas, equivalente a 7 millones anuales, frente a los 1700 millones de pasajeros anuales que utilizan  el transporte en Capital Federal y Gran Buenos Aires. De esta forma si miramos el valor de un boleto de colectivo de Córdoba y lo comparamos a uno de Capital Federal lógicamente nos parecerá injusto, pero si miramos los pasajeros que se transportan anualmente entendemos la justa diferencia entre cada boleto.

No entendemos la mente de las personas que alaban el aumento del boleto del transporte excusandosé que en otros países, en otras provincias o ciudades el boleto es aún mas elevado. ¿Acaso no tiene que ser normal que los boletos sean accesibles? ¿Desde cuando nos inculcaron en la cabeza que si algo es barato y en otro lugar más caro, esta bien aumentarlo? ¿Por que naturalizamos el costo elevado como algo que esta bien? ¿Por qué no podemos pensar que en todos los lugares el boleto debería de ser accesible y no pensar que hay que aumentarlo por que en otros sitios es más caro?

Creemos que hay una tendencia a aceptar los aumentos de cada servicio, por que nos han llenado de escusas para que, sin otro remedio, sin chistar ni reprochar, aceptarlo sin opción y agachando la cabeza, ir a pagarlos, con la certeza de que en cualquier momento hay otro aumento y volver a pagarlos. Así, resistir, sobrevivir, juntando moneda tras moneda, trabajando horas extras, soportando frio o calor, la inseguridad de las calles y varios etceteras más, para quienes viven a costa de nosotros, paguen sus servicios básicos con los impuestos que nosotros mismos pagamos (y que los aumentan y aumentan deliveramente), los que jamás viajaron en ningún transporte público (excepto para campañas electorales).
En Junio del 2017, los Diputados se aumentaron hasta un 133% los viáticos, es decir más de $100.000 cada uno, ¿con todo eso no se pueden seguir pagando los subsidios al transporte y no hacerles pagar el boleto con aumentos a empleados que con toda su suerte ganan por ejemplo $7000 o quizás menos?

Sin dudas, mundialmente existe un plan maléfico para crear más pobreza y complicarle aún más la vida a la clase trabajadora, mientras que unos pocos viven a costa de ellos y que no solo les imponen los sacrificios que deben realizar sino que además si protestan los reprimen y por si fuera poco los instan a votar, por que supuestamente, es la única manera de "cambiar" las cosas. Lo real, es que cada vez la vida de los pobres, más del tercer mundo, la complican cada vez más.
Pero hay que seguir el show, por miedo, por no tener otra salida, por desconfianza, todos los aumentos que hay y que vendrán los sofocara el placebo del Mundial, ya no importa más nada, no hay problema que Messi no pueda solucionar.
El gran problema es que las personas eligen no ver la realidad, prefieren engañarse, seguir cómodamente en su zona de confort y resistiendo con la mejor sonrisa que pueden llegar a hacer, descargando su bronca, su ira, su decepción, su desesperación, sus miedos, en lo más cercano, la pregunta es ¿hasta cuando ellos seguirán siendo inmunes?


Crédito foto: Twitter

Si te gustó este articulo ¡Por favor compartilo Facebook En FacebookTwitter Tweet en TwitterGoogle+ Plus en Google+ Whatsapp En Whatsapp Whatsapp Opinar

Zona B Publicidad



Publicite aqui