« Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas »


Las redes sociales: la nueva droga del Siglo XXI


Las redes sociales: la nueva droga del Siglo XXI

ajustes de texto:  A+A-
imprimir
Existen un centenar de artículos referidos a la obseción por las redes sociales que recorren los rincones de Internet, resultaría un tanto repetitivo hablar sobre lo mismo en este articulo, sin embargo, en todos los casos se culpa pura y exclusivamente a la persona que sufre este tipo de obseción y no al medio que se lo proporciona.
Es decir, citando un ejemplo, sería lo mismo que culpen a un alcohólico en recuperación por haber bebido, luego de que nosotros previamente le ofreciéramos insistentemente bebidas alcohólicas. En ese ejemplo, los culpables seríamos nosotros, sin embargo se señalaría la patología y la culpa de la otra persona por haber consumido. Lo mismo sucede con las redes sociales, "algunos" que por distintos motivos les conviene crear este tipo de adicciones en las personas, luego que las instigan a la obsesión, les hacen creer a esas mismas personas que son las culpables de haberse obsesionado y estar enfermas, para posteriormente encontrarles una solución terapéutica. De esta manera se creó un problema y solución que beneficia a un cierto sector y por supuesto, perjudica la salud de las personas. Es notorio que no solamente bastó con inducir a la adicción al alcohol, al cigarrillo o a las drogas, sino que también la nueva adicción del Siglo XXI es la tecnología. Queda claro que el consumo responsable, consciente y moderado de estos productos no propicia demasiado perjuicio, sin embargo, los grandes beneficios monetarios que dejan para unos pocos (corporaciones y Estado) el consumo de estos productos hacen que las ganancias de los que consumen moderadamente no les alcance y necesiten valerse de quienes en base a ciertos aspectos personales de cada individuo (por ejemplo una difícil niñez) se vuelquen al consumo de estas sustancias y volverse adictos, consumiendo y dándoles ganancias a los antes mencionados. Luego finalmente estas personas son catalogadas como "enfermas" para pasar a dejarles ganancias a otros sectores tales como médicos y farmacéuticas.
En caso de la tecnología y redes sociales sucede exactamente lo mismo, un adicto siempre va a necesitar el último modelo de celular, para sacarse miles de selfies, transmitir en vivo su vida, los mejores filtros de fotos, tener espacio para alojar todas las fotografiás y videos, planes de datos inacabables, en definitiva un consumo constante que les da ganancias a otros, pero con el mismo final: una vez creada la adicción, se señala a la persona como la culpable, quien debe atenderse pero eso si, fomentando nuevos adictos, el negocio no para.
De este tema surgen diversos interrogantes tales como: ¿por que una persona necesita mostrar a conocidos (que en ocasiones ni les importa) y a desconocidos fotos de sus vacaciones o propias selfies? creemos que ya pasa más por propia costumbre instaurada que por ego.
¿Por qué se señala a los jóvenes como principales potenciales a sufrir este tipo de adicción? es lógico que por una cuestión generacional, las nuevas tecnologías alcanzan mayoritariamente a los jóvenes, cómo por el contrario, por citar un ejemplo, el juego y el bingo afecta a adultos de mediana edad en adelante, pero ¿el motivo de esta adicción es solamente una cuestión de generaciones y negocios distintos? pensamos que quienes instauran este tipo de adicciones en las personas van más allá, creemos que con la edad manipulan las mentes de una manera u otra según sus intereses, por ejemplo en jóvenes, inducirlos a actuar de cierta manera u otra, algo que ya escribimos al respecto, sobre los famosos youtubers.

¿Acaso ya no es posible reunirse con amigos y un celular de por medio? ¿vacaciones y no publicar una foto de cada paso que se hace? ¿una reunión familiar sin selfies? ¿almorzar sin publicar la foto en una red social de la ensalada tan cool que se está comiendo? ¿tener hijos y no publicar fotos del paseo por la plaza? ¿tener una pareja y no mostrar la cena romántica, mientras miran una serie la cual todo el mundo mira, en alguna de las populares plataformas de streaming en un televisor de ciencuenta pulgadas?
¿Por qué las personas se vuelven tan obsesionadas con mostrar su vida diaria, queriendose igualar a los personajes famosos (que dicho sea de paso, a nadie debería importarle que hacen o no)?

En un mundo donde cada vez son mas las personas que eligen mostrar toda su vida como si un reality show se tratara, donde cada vez se promueven más y más herramientas que no solo (a diferencia de la fama) son accesibles para todos, sino que generan trastornos y adicciones que perjudican la salud de las personas por tratar de rellenar el ego. Cada vez son menos las personas que escapan de estas redes sociales, por que las otras personas (¿o la época?) excluyen a las que no poseen, al igual que con otros aspectos (más importantes) diferenciarlos y hasta incluso discriminarlos, tildándolos de diferentes, raros, anticuados, antisociales, caprichosos, paranoicos, locos, entre otros.
De esta forma todo el mundo cae en las garras de la bestia virtual, atrapándolos en un juego que queda en lo mas recóndito de la red, mientras que allí se discuten los temas que instauran los grandes medios, se likean fotos de vacaciones y mascotas o se envían audios y videos a través de un mensajero, afuera (tanto alrededor como en Internet pero al margen de las redes) hay graves cosas ocurriendo que se pierden por estar atrapados en lo que nos ofrecen: una peligrosa herramienta para, como suele suceder con todo lo que nos "regalan", beneficiarse unos pocos, utilizarnos para distintos fines que conocemos como que aún no conocemos o ni siquiera imaginamos. Enfermando a muchas personas y pasar desapercibidos, luego de enfermarlas, culparlos de su enfermedad y tratarlos o alejarlos o medicarlos, o cualquier otra solución que ellos mismos propongan y seguir ofreciendo herramientas para crear potenciales adictos y mantener el sistema y por supuesto mantener a la sociedad ciega, en una jaula dentro de otra jaula gigante como es nuestro planeta, así contenidos y mirando hacia abajo por ver nuestro smartphone, nos controlan, nos utilizan y dominan, pero nosotros sonriendo por un Heart Love.

Las redes sociales: la nueva droga del Siglo XXI

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.